sábado, 1 de julio de 2017

Ambiciones incontroladas

Las sorprendentes pretensiones de Bankia, representadas por su máximo ejecutivo José Ignacio Goirigolzarri, reflejan una vanidad a las claras, al declarar que optó a la compra del Banco Popular, pero que no ofertó por los riesgos que conllevaba.

A estos banqueros históricos, pues se prejubiló como alto ejecutivo del BBVA, (con elevadas compensaciones económicas) fué rescatado por sus valores profesionales, para dirigir Bankia.

Hasta ahí correcto, en este punto.

Pero volviendo a lo indicado en el primer párrafo, el susodicho José Ignacio no recuerda que para comprar hay que aportar y que la Entidad, de la que es su máximo exponente, no ha devuelto al FROB (Fondos de Regulación de Ordenación Bancaria) instrumento operativo del Estado, la cantidad que se aportó aproximadamente 20,000.000.000 de Euros, para el desarrollo de la actividad bancaria, habiendo devuelto a la fecha entre el 10-12 %  de dicha cifra..

Consecuentemente, cómo se puede hablar de comprar, cuando la Entidad ha sido rescatada y sólo ha devuelto un mínimo porcentaje, y aún más, sin perspectivas concretas de reintegrar el resto, después de más de 4 años, de actividad dirigida por este Sr.

Como esta aptitud es ofensiva al español de a pié, que somos muchos, censuramos, además, a las distintas Instituciones Reguladoras, por no advertir al excelentemente retribuido Sr. Goirigolzarri, que estos impulsos se tienen que contener.

Si consideras esta exposición digna de ser divulgada, hazlo.